jueves, 21 de febrero de 2019

Día 24 de noviembre de 2018 - "Cañada de la Tabernilla – Cerro del Alcornoque “Cuna de José María el Tempranillo, el Robin Hood de Sierra Morena”

Tras una noche más “arrejuntada” de lo normal, con tres trashumantes por tienda para combatir el frío, nos levantamos entre escarcha en el comienzo de Sierra Morena. Los cazadores de fiesta desde las 4 de la tarde del viernes, no paran de pasar con sus todoterrenos de concesionario y sus perros en furgonetas modificadas. 

Comienza nuestro último día de “vedera”, el sol quiere salir tímidamente, pero la escarcha levanta y los forestales ponen en marcha la máquina de nubes que no lo dejan brillar. Caminamos entre tinieblas y disparos mientras los hateros se toman un buen chocolate caliente y una porra en salud de sus compañeros. Llegamos a la entrada del Navazo, una finca custodiada por su propietario montado en “Hamer” controlando sus dominios, mientras nosotros bien contentos, nos comemos unas ricas gachas de almortas, esta vez con patata y panceta, hechas por nuestro querido Urbano. 

Se continúa la marcha disfrutando de la bonita dehesa jienese, y a la altura del cortijo del Navazo con su ermita, nos sorprenden varias manadas de ciervos, gamos y muflones. La mayoría hemos tenido que imaginarlos un poco, de lo lejos que estaban, excepto la trashumante Alazne que cuando iba a vaciar su vejiga, el padre de Bambi la ha sorprendido a tan solo unos metros de distancia, mientras ella, preocupada, huía por si los cazadores andaban detrás de él. Mientras tanto, a los hateros se les ha cruzado una manada de ciervas. 
Dejamos atrás esa finca y cruzamos a “La Parrilla”, en la que los coches de la montería empiezan a regresar. Quedan sorprendidos por el gran número de cabezas de ganado que rodean sus vehículos, tanto, que casi uno pierde el coche porque pensaba que sólo había 400 ovejas!!. 

Llegamos a “La Majada”, campamento base del día, en el que también se encuentran los vehículos de los mulos que han tenido que arrastrar los 80 jabalíes de la cacería. Urbano, cortando leña, mientras los trashumantes llevan los troncos, se dispone a cortar un árbol, Víctor, que se haya cerca mientras avisa “árbol va”, no se aparta, y el árbol cae sobre él. 

La última cena es deleitada por historias de partos, pero sin duda, hay que resaltar el comentario de: “ten cuidado, porque por el restregón de una silla te puedes quedar preñada”, como le pasó a una mujer hace unos años. Finaliza nuestra andanza pegados a la lumbre, con pastas, bebidas varias, historias y cante. Pidiendo por penúltima vez, porque nunca hay una última, que Leandro nos cante el “Romance de Pernales”, que robaba a los ricos para dárselo a los pobres. Esperemos esta noche no incitar la aparición del Tempranillo y que nos rasque los pies durmiendo.

¡Hasta pronto trashumantes!! ¡Esperamos poder volver a repetir esta historia y estaremos eternamente agradecidos por ofrecernos esta experiencia, así como por todo el cariño y el saber compartido! 

Y… tantas ganas de perdernos de vista no podéis tener, con todas las historias, compañía y aventuras que hemos vivido juntos….  

Autores: Amaya Acín, Leire Urrutia, María Perales, Matilde Tessa, Pablo Ribera, Sergio González, Alazne Conde, Víctor Peñalosa
Profesores acompañantes: Jesús García y Delia Lacasta

Día 23 de noviembre de 2018 - "Cerro del lobo – Cañada de la Tabernilla (Jaén)"

Llueve con nuestra pena por despedir a cuatro de nuestros compañeros que vuelven a casa. Pero como si el destino quisiera retenerlos, su salida se retrasa varias horas, debido a los problemas mecánicos de nuestras furgonetas. 

Mientras el rebaño avanza hacia el famoso Arrollo del Brujo, el cual había supuesto un punto crítico en otras ocasiones, pero este año se atraviesa sin problemas ya que transporta poca agua. Parada para almorzar en el Pozo del Cura, un paisaje idílico, comienzo de Sierra Morena. Cambiamos los olivos, sembrados y chaparras por pinares y verdes praderas; al igual que dejamos la provincia de Ciudad Real para entrar en la de Jaén. Con esta nueva estampa llegamos al campamento, hoy cambiamos las canciones por los chistes. Un buen trago de vino y nos vamos a dormir porque… “ya me decía tu padre que no me casara contigo”.

Autores: Amaya Acín, Leire Urrutia, María Perales, Matilde Tessa, Pablo Ribera, Sergio González, Alazne Conde, Víctor Peñalosa
Profesores acompañantes: Jesús García y Delia Lacasta

Día 22 de noviembre de 2018 - "Torrenueva (Finca de los conejos)- Torrenueva (Cerro del Lobo)"

Despertamos con energía para empezar esta nueva etapa y para nuestra sorpresa la familia ha aumentado con dos nuevos corderitos.





Mientras nuestros pastores y compañeros recorren la vereda entre olivos y siembras, los hateros aprendemos la esencia de como preparar unas auténticas migas serranas. Aunque se barruntaba una jornada dura, pronto alcanzamos el campamento para disfrutar del mejor momento del día, una cerveza junto a la lumbre, la deliciosa cena de sardinas a la brasa que nos prepara nuestro querido Urbano y un recital de poemas y canciones varias. Con la cabra la cabra la p*** de la cabra, nos vamos a dormir. ¡Hasta mañana!!

Autores: Amaya Acín, Leire Urrutia, María Perales, Matilde Tessa, Pablo Ribera, Sergio González, Alazne Conde, Víctor Peñalosa
Profesores acompañantes: Jesús García y Delia Lacasta

Día 21 de noviembre de 2018 - "Pozo de la Serna - Término de Torrenueva"

Amanece la mañana temprano, ya acostumbrados a los rebuznos de Problemas, y nos espera un desayuno digno de pastores. Tras varios días lluviosos por fin nos espera un día soleado, sin mucho frío. Deshacemos el campamento y ponemos todo apunto para seguir a los jefes en nuestro camino hacia Vilches.

Nos hemos convertido en expertos en “abonar el monte” y la marcha transcurre atravesando Pozo de la Serna entre la atenta mirada de sus habitantes y ayudados por la Guardia Civil, mientras los animales realizan una buena poda de los parques y jardines del pueblo. Nos sorprende el hecho de que varias habitantes nos muestran la calidad de sus escobas en su afán de que las cabras no se les coman sus plantas. 

Tras campos de olivos y viñedos llegamos al embalse de Cabezuelas donde nos espera Urbano, Antonio “el muros” y las hateras con la mesa puesta y una sonrisa en la cara. Dado que para llegar a casa hay que andar, reanudamos la marcha monte arriba, entre encinares y sembrados, con un sol que pone moreno a cualquiera, aprovechando para hacer fotos y de paso ganarnos el pan.

Limitados por grandes fincas y a paso ligero, llegamos al campamento donde nos espera un fuego caliente, unas tiendas ya montadas, una bota de vino y una silla en la que descansar tras 24 kilómetros de vereda.

Nuestros hateros vuelven tras realizar la compra en Torrenueva, contándonos que “no hay nadie más sabio que un abuelo en taca-taca” y con sidra para amenizar lo que queda de día. Bellotas “a la pala”, canciones y unas sidras despiden este miércoles de vereda, digno de ser mencionado en un blog.

Autores: Amaya Acín, Leire Urrutia, María Perales, Matilde Tessa, Pablo Ribera, Sergio González, Alazne Conde, Víctor Peñalosa
Profesores acompañantes: Jesús García y Delia Lacasta

Día 19 de noviembre de 2018 - "Ruidera- Alhambra (nadie ha cagado todavía)"

Amanecemos con muchas ganas de empezar a vivir esta maravillosa experiencia. La vereda transcurre en un paisaje arbolado (gran chaparral), hemos descubierto lo que es un ‘’majano’’ y ha habido una intensa recolección de setas y una cuerna. 


La segunda parte del día, comienza rescatando a las cabras de una alberca. Atravesamos el pueblo y los campos, y visto que somos pocos útiles mandado ovejas, vienen los perros al rescate. 


Vemos a un mastín atizarse un conejo en dos bocados y a Pablo le pican dos avispas (uno en la mano y otra muy cerca del área privada, ¡suerte la suya!). Tras 23 km de vereda llegamos al campamento diseñado por nuestras hateras donde nos han recibido con cánticos eclesiásticos. 



Frase del día: ‘’me cago en los sobacos de la virgeeeeeeen’’
(‘’cuidado, que es catalán e igual te independiza una parte del rebaño!’’)

*Abrevadero: hemos visto unos cuantos, pero la mayor parte del tiempo las ovejas beben de los charcos, que con estas lluvias son muy abundantes. 

Autores: Amaya Acín, Leire Urrutia, María Perales, Matilde Tessa, Pablo Ribera, Sergio González, Alazne Conde, Víctor Peñalosa
Profesores acompañantes: Jesús García y Delia Lacasta

miércoles, 20 de febrero de 2019

Día 20 de noviembre de 2018 - "Alhambra- Pozo de la Serna"

Tras un largo sueño de perro capao y un “yo ya he cagao en el campo” y después de nuestro contundente y delicioso desayuno, recogemos nuestro campamento y emprendemos camino tras el rebaño dirigido por el “Gran Mayoral Ismael” acompañado de Problemas y comandado desde la retaguardia por Vidal y sus tres fieles canes. Aunque nos habían anunciado un día de sol y moscas, resulta ser más bien lo contrario, presentándose una jornada bastante pasada por agua (“xirimiri majOOO”). 



La marcha se inicia a eso de las ocho y media de la mañana todavía sin lluvia, pero con el cielo totalmente encapotado. Nuestro camino transcurre bordeando una gran finca, Valle Hermoso, con una enorme extensión de terreno y varias explotaciones ganaderas, a parte de numerosas parcelas agrícolas. Siguiendo la Cañada Real de los Serranos, recibimos la ayuda de la Guardia Civil para el paso por un tramo de la carretera nacional a la altura del pantano de Valle Hermoso. 

Tras un breve trayecto después de este punto, encontramos el equipo de todoterreno y nuestras dos furgonetas formado por las dos hateras y liderado por Urbano, al que gentilmente acompaña Antonio con su vehículo. Tras un rico almuerzo de embutidos, quesos y nuestra querida “Irene”, iniciamos de nuevo nuestra marcha bajo un gran manto de lluvia y como dice Ismael, “Cuando Dios está por dar por culo, hasta los santos se la menean”. 


Rodeados de olivares, viñedos y pistachos seguimos nuestro camino y al fin el cielo nos da tregua y hasta aparece el sol vagamente. Finalmente, llegamos al punto de campamento y por extraño que parezca, en plena mancha y sin nada de vegetación, conseguimos cobijarnos en la mejor mata formada por pinos bajos. Tiendas puestas, lumbre encendida, corral montado y jaima armada, llega el tiempo de descanso para ganado, perros, pastores y trashumantes. 


Urbano nos vuelve a deleitar con una gran cena: tomate con ajo y sardinas, una deliciosa parrillada de panceta y una bandeja de careta crujiente y jugosa, en fin, la mejor forma de recuperar fuerzas. Acabamos el día alrededor de la hoguera todos reunidos, taza en mano y canto viene canto va:

“porque no canto porque bien sé,
ni canto porque bien canto,
que los que cantan son los curas que cantando ganan cuartos”

Autores: Amaya Acín, Leire Urrutia, María Perales, Matilde Tessa, Pablo Ribera, Sergio González, Alazne Conde, Víctor Peñalosa
Profesores acompañantes: Jesús García y Delia Lacasta

lunes, 18 de febrero de 2019

Día 18 de noviembre de 2018 - "Zaragoza- Ruidera"

Es domingo 18. Son las 5 a.m, todo está oscuro y llueve. Empieza la trashumancia y caminamos cargados hasta la facultad, donde tenemos las tiendas listas para ser plegadas. Se ven caras de sueño y mientras unos empaquetan el material, otros prefieren dedicarse a otros menesteres.

Nada más empezar vemos que tenemos las ruedas deshinchadas, decidimos parar en la gasolinera de la facultad para comprobar la presión e hincharlas. 

Segunda parada: a los 30/40 minutos sale una alarma en la furgoneta defectuosa donde nos marca “HAY QUE CAMBIAR EL ACEITE RÁPIDAMENTE’’, paramos en una gasolinera donde entre unos cuantos averiguamos como se abre el capo (Pablo y Víctor ni se enteran de esta parada).

Tercera parada: tras unas horas de viaje, decidimos parar otra vez a poner gasolina cuando, en la misma furgoneta defectuosa, se rompe la puertecita que protege el depósito de la gasolina (el pobre hombre de Cepsa nos lo dice muy apurado). 

Sobre las 12:30 llegamos a Ruidera (con la furgoneta de la rueda deshinchada presentando un tembleque importante). Pese que nos espera un imponente rebaño de 3000 cabezas esperando a la Guardia Civil para cruzar el pueblo, lo primero que nos llama la atención es un pintoresco hombre con una elegante boina cuya cara nos resulta familiar, al cual hacen llamar ‘’El gran señorito Francesco’’, comúnmente conocido para el resto de los mortales como Fran. 



Nuestro camino en la vereda comienza tranquila, pero nuestras hateras tienen problemas… Resulta que hemos hecho 500 km a 120 km/h ¡con una rueda rajada!!! Tras una hora intentado cambiar la rueda lo conseguimos con la ayuda de dos guardias civiles, un hombre de protección civil, las hateras y compañía (ellos saben quiénes son). 

Para la comida del primer día Urbano nos prepara unas gachas manchegas con chorizo y tocino buenísimas y así, con el estómago lleno, comenzamos nuestro camino. La tarde es corta y andamos, escasamente, una hora y pico hasta que llegamos a nuestro campamento, donde empezamos a montar nuestras camas y a coger leña para la hoguera de esta noche. Pronto comienza a llover, pero a pesar de la lluvia cantamos alrededor de la hoguera (muy tierno), contamos historias de miedo y bebemos un trago de crema de orujo…. Pero eso, literal, un trago. 

Autores: Amaya Acín, Leire Urrutia, María Perales, Matilde Tessa, Pablo Ribera, Sergio González, Alazne Conde, Víctor Peñalosa
Profesores acompañantes: Jesús García y Delia Lacasta